La Escuela Secundaria sigue creciendo, capitalizando experiencias, y construyendo el futuro sobre la base de las tradiciones, en el marco moral y ético que brinda nuestro apego a los valores religiosos. El nuevo siglo encuentra el mapa mundial con nuevas definiciones. Las fronteras de los estados-nación se borronean y se reescriben. Los adelantos tecnológicos contribuyen a poner en circulación, sucesivamente, contenidos, modos de apropiación de los mismos y herramientas novedosas.
Nuestros recursos humanos y materiales permiten atender la creciente complejidad de las tareas planteadas a la institución educativa, con el objeto de facilitar la inserción de nuestros alumnos en un mundo cambiante, que requiere de nuevos conocimientos, habilidades y competencias para desempeñarse con éxito en la vida futura.