A través de experiencias directas en el laboratorio de ciencias, los alumnos logran acercarse a distintos aspectos del conocimiento científico, para de esta manera favorecer la construcción de una visión, que interpreta al mundo natural, como el resultado de un proceso de constante cambio, en el cual interactúan múltiples factores.